Si te dicen que caí

Lo que nos estamos jugando en este periodo histórico en toda España es seguir profundizando y mejorando un sistema democrático que respete y garantice los derechos de todos y de todas, y la amenaza del miedo y del odio que ya está institucionalizada

616

Si te dicen que caí es el titulo de una novela de Juan Marsé que, -en sus palabras-, no es una revancha personal contra el franquismo, si no una secreta y nostálgica despedida de su infancia. Tomo prestadas estas cinco palabras por un motivo similar: una secreta y nostálgica vuelta a mi infancia y juventud del tardofranquismo.

Los aires suben de Andalucía y desprenden aromas a naftalina.

Se ha consumado el pacto del PP andaluz con la extrema derecha, con Ciudadanos moviéndose sin parar para no salir en la foto. Fotografía, sin embrago, que todas las mentes contemplan y que blanquea a quienes proponen eliminar derechos, mienten sobre la situación de las mujeres y amenazan con retroceder social, económica y políticamente más allá de mi infancia.

Hace unos dos años, en el marco de las segundas jornadas de celebración del Orgullo LGTBI que Albatera sin armarios convoca desde hace tres, lloré. Habíamos programado un pasacalles que, de hecho, se convirtió en la primera manifestación por los derechos LGTBI en la historia de Albatera, y lloré. Lloré al ser consciente, – entre las muchas personas que participamos-, que nunca en mi vida me pude imaginar andando con mi gente por las calles de mi pueblo, defendiendo los derechos reprimidos y pisoteados durante tantos y tantos años. Lloré por lo que dejamos atrás y por la alegría de ver lo que teníamos delante: jóvenes empujando por su libertad y sus derechos. Jóvenes y mayores a una, con la ilusión en marcha.

Lo que nos estamos jugando en este periodo histórico en toda España es, por un lado, seguir profundizando y mejorando un sistema democrático que respete y garantice los derechos de todos y de todas, y por otro, la amenaza del miedo y del odio que ya está institucionalizada.

En estos tiempos la abstención en los procesos electorales ya no puede ser una opción. Un estudio se ha preguntado: ¿Por qué es importante que no existan desigualdades en la participación electoral?, la respuesta es compleja porque se trata de un estudio realizado en 14 países, pero la conclusión de que en aquellos países que participan más las personas pobres el efecto es el incremento de la redistribución, queda demostrada. Y la redistribución de la riqueza es el primer principio para defender y hacer efectiva la justicia social.

También queda demostrado que a quienes elegimos como representantes, tienen muy fácil dar la espalda a las demandas de las personas más necesitadas, ya que tienden a no tener en cuenta a quienes no van a votar. Se denomina precariado político y conviene que, al menos quienes nos inscribimos en la izquierda social, económica, cultural y política, y defendemos los derechos e intereses de una mayoría social, salgamos a las calles a encontrarnos con quienes han perdido con la crisis, están hartos y hartas de un sistema que no les da soluciones, desconfían de una clase política enzarzada y ensimismada en sus propios egos y no encuentran motivos suficientes para salir a votar.

Porque lo que sí sabemos y hemos comprobado una y otra vez es que los de arriba, los ricos, no se pierden nunca la fiesta de la democracia.

Hagamos a partir de ya, una fiesta de la democracia inolvidable para la mayoría social. Dejemos el sectarismo, unamos voluntades para el bien común, alejemos al miedo y al odio de nuestras calles y pongamos en el centro de la política local la participación democrática, como el mejor antídoto.

Si te dicen que caí, coge tú la bandera azul, roja y amarilla de Albatera y no la dejes caer jamás. Representa la voluntad colectiva de ser un pueblo democrático, tolerante y solidario, representa la defensa del bien común y la tenacidad de construir un presente y un futuro de paz y bienestar donde quepamos todas las personas.

Y ahora, ¡Vamos!

    Dolores Sánchez Carreño, Cocoordinadora de IU/EUPV Albatera

También podría gustarte Más del autor

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies