fbpx

El albaterense Ángel Castro le salva la vida a un hombre que se estaba ahogando

Este vecino de Albatera mostró su valentía a pesar de no saber nadar y de su enfermedad de Raynauld

2.524

El pasado domingo 5 de marzo, el albaterense Ángel Castro Cebrián, salvó la vida de un hombre que se encontraba paseando por la playa de Alicante junto su familia. Ángel nos cuenta cómo fue lo sucedido:

Un hombre de avanzada edad que se encontraba por la zona de la Ocean Race del puerto de Alicante cayó al mar repentinamente. Cuando esto sucedió, Ángel estaba con su familia en un banco frente al mar: «Me llamó la atención un hombre mayor que iba con su familia, pues se estaba tambaleando hacia la derecha en el borde del espigón hasta que se cayó al mar. En ese momento me levanté y fui corriendo hacia donde había sucedido y vi a ese pobre hombre flotando y quejándose, se estaba ahogando», cuenta Ángel.

«Mi primera intención fue tirarme, me quité el bolso y las zapatillas e hice el amago, pero di un paso atrás y dije en voz alta Yo no se nadar». Aún así, Ángel se quitó el chaquetón y se tiró al lado del hombre que seguía en situación angustiosa: «el contacto con el agua fue muy malo, estaba congelada y padezco la enfermedad de Raynauld, que con cambios de temperatura y con el estrés me dejan manos y pies casi inservibles. Me faltaba la respiración y me estaba hundiendo por el peso de la ropa, la enfermedad y el esfuerzo que estaba haciendo para que no se hundiera el pobre hombre».

Ángel cogió del chaquetón al hombre y nadó, a pesar de las dificultades, para salvarle la vida: «lo estuve llevando al estilo perrito hasta el principio del muro con el miedo de que se pusiera nervioso e hiciera algún movimiento extraño y nos fuéramos los dos al fondo, menos mal que el hombre no reaccionó mal y lo pude desplazar poco a poco con la mala suerte de que se volteó y se puso boca abajo, como pude, le di la vuelta y con mucho esfuerzo le conseguí llevar hasta la pared».

La gente que estaba viendo el rescate estaban esperándolos en la pared para ayudar a ambos a subir, una vez arriba Ángel cuenta que «me quité la ropa porque estaba completamente congelado». A la par llegaron la Policía Portuaria y los equipos sanitarios, quienes atendieron a ambos: «me dieron dos sábanas y una manta térmica, también me agradecieron lo que había hecho. Mi mujer y mi hija se fueron a comprarme ropa, además, como estoy algo delgado solo me pudieron comprar de mujer», nos cuenta Ángel con este final feliz.

El hombre rescatado por Ángel fue trasladado al hospital. El albaterense mostró su gran valentía al recatar a este hombre a pesar de que no sabía nadar y de su enfermedad: «No lo considero valentía, fue más bien un impulso, un instinto que salió de ver a una persona ahogándose, había que hacer algo. Es verdad que no se nadar pero en esos momentos se busca alguna alternativa, como la de flotar o nadar como los perritos. La enfermedad que tengo me paraliza con el frío, pero me enfrente a él. Lo único que se es que no me iba a quedar viendo como una persona se ahogaba, lo intenté y lo conseguí, si no lo hubiera intentado ese hombre hubiera muerto, fue una locura pero por suerte o coraje salió todo bien».

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies