fbpx

COVID y Semana Santa, la incertidumbre

La incertidumbre de cómo se va a realizar la Semana Santa es algo que preocupa a todas las cofradías

512

La Semana Santa se acerca y las autoridades sanitarias siguen sin lanzar un comunicado sobre las medidas de seguridad que tomarán ante la actual situación sanitaria, donde expliquen cómo deberán procesionar los pasos.

Ante esto, la Hermandad de la Salud y la Esperanza convocó el pasado domingo 6 de febrero, a sus cofrades a una Asamblea General Extraordinaria para debatir si procesionan o no y en qué condiciones lo harían, puesto que se trata de un paso donde sus cofrades no van al aire libre, sino dentro de su paso y sin distanciamiento suficiente, una situación de riesgo ante la COVID.

Las posibles soluciones puede que conlleven un alto desembolso económico, como por ejemplo las pruebas PCR a cada uno de sus cofrades. Además, cabe recordar que para procesionar también se realizan una serie de ensayos donde el riesgo de contagio es el mismo. Ante esto, La Junta Mayor de la Hermandad puso sobre la mesa una serie de propuestas para procesionar, como la modificación de los pasos y que estos salgan sin faldones para ganar una mayor ventilación o la reducción de costaleros y gente en el paso.

«Queda claro que este año la Semana Santa no se va a realizar con total normalidad. Hay una serie de detalles que por la situación sanitaria serán diferentes, como los faldones, puesto que debemos mirar por la integridad de los que van debajo, sean costaleros o gente empujando el paso. Desde la última Semana Santa hasta esta de 2022 hay un cambio bestial, debemos ser conscientes de eso«, informa Pedro Serna, presidente de la Hermandad de la Salud y la Esperanza.

Respecto a las cofradías en el que sus costaleros van al aire libre, como Jesús Triunfante, Santo Sepulcro, La Consumación, Nuestra Señora de la Luz, Cristo de la Caída y María Santísima de los Dolores, San Juan Evangelista y Ntra. Sra. de la Amargura y Nuestra Señora del Carmen, también corren una situación de riesgo sanitaria, puesto que habría que establecer un distanciamiento de seguridad o empujar al paso desde fuera con solamente debajo el conductor.

Otro tema en el que asaltan las dudas es si se debe o no repartir caramelos, una de las tradiciones más características del Viernes Santo, ya que pueden ser una vía de propagación del virus. Ante la situación de incertidumbre y que Albatera ya suma tres años sin su Semana Santa habitual, uno de ellos por circunstancias climatológicas y los dos últimos por la situación sanitaria, muchas cofradías se encuentran desanimadas por el gran trabajo que conlleva volver a empezar después de este tiempo parados, y además, volver en esta situación.

Referente a la decisión final que tomó la Hermandad de la Salud y la Esperanza fue la de procesionar, además con la esperanza de que la incidencia de la COVID disminuya de aquí a las fechas marcadas. Algunas de las decisiones que se tomaron fueron que:

Los pasos saldrás más ligeros de peso con el objetivo de que hagan falta menos costaleros y ganar así en distancia de seguridad. Además, se harán varios turnos de ensayos, de 15 personas como máximo, donde la mascarilla será obligatoria en todo momento, y se desinfectará en cada turno.

Ante la incertidumbre de si será obligatoria o no la mascarilla bajo el traje de nazareno, la hermandad ha propuesto volver a sus inicios y procesionar sin este traje, sino que los hombres vestirían de negro y las mujeres de mantilla, para así ganar en comodidad y evitar llevar el capirote y la mascarilla a la vez.

Próximamente se convocará otra Asamblea para debatir estas decisiones con los cofrades de la Hermandad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Alerta: Este contenido está protegido !!