fbpx

La Guardia Civil detiene a dos varones por estafar en la compra de más de 54 toneladas de naranjas

Compraron 54.162 kg de naranjas con un valor en el mercado de 7.019 euros que no llegaron a abonar

705

La Guardia Civil de Alicante, con motivo de la Operación Docora 22, ha detenido a dos hombres de 58 y 52 años de
nacionalidad española por un delito de estafa continuada. Los presuntos autores, se dedicaban a estafar a productores hortofrutícolas de la Vega Baja con la compraventa de naranjas de la variedad navelina. En total son tres los perjudicados y entre ellos suman 54.162 kg de producción de cítricos estafados por un importe de 7.019 euros que no han sido abonados.

El Equipo Roca de la Guardia Civil de Torrevieja, en el marco de la lucha contra los hechos delictivos ocurridos en explotaciones agrícolas y ganaderas, comenzó a finales de enero sus investigaciones a raíz de una denuncia de un productor de la localidad de San Fulgencio, el cual manifestaba haber sido víctima de una estafa tras haber acordado la venta y recogida de una cantidad de naranjas de las cuales nunca recibió el beneficio.

Fruto de las indagaciones realizadas posteriormente por los agentes, se pudo constatar que los detenidos se valían de la confianza generada por anteriores transacciones con los agricultores. Al entablar relaciones, realizaban operaciones comerciales satisfactorias de poca envergadura para más tarde pactar la compra de una mercancía mayor que dejaban a deber.

La forma de proceder era igual con todos los estafados, siendo uno de ellos de San Fulgencio y los otros de Guardamar del Segura, tal y como se supo al tener conocimiento de las tres denuncias. Mediante engaño, los empresarios denunciados adelantaban una pequeña cantidad en concepto de fianza y así aparentar solvencia económica. Más tarde, una vez las naranjas eran recolectadas y entregadas, aplazaban las transferencias con diferentes excusas hasta que finalmente, desaparecían sin atender los pagos requeridos.

Las víctimas confiaban en los empresarios debido a que los contratos comerciales se firmaban a través de una empresa de aparente solidez financiera con domicilio social en Alicante. Una vez que los autores de los hechos desaparecían sin abonar la deuda contraída, los perjudicados acudían a la dirección de la mercantil, donde descubrían que en dicho lugar no había ninguna
empresa.

Los agentes, después de obtener los indicios necesarios, constataron que a dicha empresa ya le constaban antecedentes por impagos a proveedores. Asimismo, los varones investigados tenían antecedentes y habían sido detenidos con anterioridad por hechos similares a los ahora investigados.

Por todo ello, el 15 de febrero se procedió a la detención de los dos hombres, los cuales, tras prestar declaración en sede policial, fueron puestos en libertad. Las diligencias instruidas ya han sido puestas a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Orihuela.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Alerta: Este contenido está protegido !!