fbpx

La antigua imagen de Nuestra Señora de La Aurora

Documento de Fran Segura relacionado con la historia de la devoción a la patrona de Albatera

209

Se trata de la primera y primitiva imagen de Nuestra Señora de la Aurora que llegó a nuestro pueblo cinco años después de constituirse en 1767 la Hermandad de su Dulce título, concretamente en 1772, y que fue costeada a expensas de los hermanos cofrades.

Aunque en los libros de actas no aparece reflejada la autoría de la imagen, si recoge que fue realizada en Orihuela, según consta el documento sobre los gastos, aunque según mis últimas investigaciones, comparándola con otras imágenes de la época que si están documentadas, podemos atribuirla casi con total seguridad a Ignacio Esteban, escultor-imaginero que tenía taller propio en Orihuela en la época en que fue realizada la imagen.

El coste de la misma fue de 43 pesos y otros 3 fueron destinados al pago del trasporte y al músico que la acompañó desde Orihuela tocando la dulzaina.

En el Libro de Gastos de 1905, siendo hermano mayor, Ramón Quinto Vicente, aparece descrita la imagen de la siguiente forma:  “es de talla de madera y porta en la mano derecha un estandarte de raso blanco bordado, con vara de madera dorada. En el brazo lleva colgado dos pañuelos de seda roja y en la mano izquierda sostiene un ramo blanco entrehecho, con un rosario grande de pasta blanca con crucecilla. Adornan su cuello dos collares encarnados y adorna su cabeza una grande y desproporcionada corona de plata”.

Estampa más antigua que se conserva de la imagen, tal cual fue concebida por el escultor. Final siglo XIX.

En esta descripción de 1905, la imagen ya habría sufrido una triste y malograda remodelación, que la trasformó de forma considerable.

En 1936, viviéndose ya en nuestro pueblo los trágicos episodios de la guerra civil, por miedo a que la venerada imagen fuera destruida por las turbas anticlericales, fue retirada del camarín de su ermita y escondida en el interior de un barril de vino de la bodega propiedad de Doña Araceli “La de Coquero”, situada en la “calle ancha”, donde se guardaban también durante todo el año las magníficas andas procesionales. Allí permaneció escondida durante un largo periodo de tiempo pero tras varios registros y por miedo a que fuera encontrada y que la familia pudiera sufrir terribles consecuencias fue trasladada a casa del entonces Hermano Mayor, en el actual número 11 de la misma calle. Allí permaneció otro periodo de tiempo tras el cual, por miedo a nuevos registros y dado que la ermita ya había sido saqueada, la imagen fue traslada de nuevo a su casa, no siendo colocada en su camarín si no en un rincón, quedando oculta con sacos y muebles viejos… desgraciadamente dos meses antes de que finalizase la guerra fue encontrada y pacto de las llamas, perdiéndose para siempre el tesoro devocional más antiguo e importante de nuestro pueblo.

Imagen remodelada colocada en las magníficas andas procesionales. Primera década Siglo XX.

Artículo de Fran Segura, Diplomado en Protocolo y Relaciones Institucionales e investigador sobre la Cofradía de la Virgen de la Aurora de Albatera.

 

También podría gustarte Más del autor

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies